TEMPUS FUGIT


Como algunos de vosotros sabéis, desde hace unas dos semanas estoy instalado una temporada en Nueva York trabajando como ayudante de investigación en un proyecto que llevan a cabo el Initiative for Policy Dialogue de la Universidad de Columbia y la oficina en NY de la fundación Friedrich-Ebert-Stiftung.

IMAG0515

A lo largo de estos tres meses intentaré en la medida de lo posible explicar curiosidades pero, principalmente, enfocar dos temas que despiertan mucho mi interés.

  • La visión de la crisis europea desde los EUA y su lectura en la prensa y otros medios –principalmente las noticias que tengan relación con el estado español.
  • Las diferentes medidas encaminadas a regular el sector financiero o disputas que de ello se derivan.

Empecemos hoy por lo segundo.

Como es bien sabido, los EUA son el reino del sector financiero. No sólo por la relevancia que plazas como NY o Chicago tienen en los mercados mundiales, sino también por algo que desde que me instalé vengo notando. La sociedad americana, y en general la ciudadanía norteamericana –tengamos en cuenta que hablo desde la perspectiva de un residente en NY- le dan una gran importancia al sector financiero. Con ello no quiero decir que en Europa no se la demos, pero creo que de otra forma. Básicamente l@s american@s depositan grandes esperanzas –parafraseando a Dickens- en la evolución de los índices bursátiles, el mercado de divisas, las ruedas de prensa de Bernanke, etc. Ello es debido a que gran parte de sus ahorros acaban yendo a un fondo de inversión, un bono, un paquete de acciones, derivados, etc. Existe – podríamos llamarlo así- una profunda cultura financiera entre la clase media con los efectos que ello conlleva aunque no vamos a entrar aquí en este tema.

Fruto de todo ello, se sigue con gran importancia mediática el follow-up de la crisis financiera y qué y cómo las autoridades reguladores se están encargando de hacer su trabajo, es decir, regular más y mejor el sector financiero para que no vuelva a ocurrir lo que aconteció en 2008. Evidentemente las presiones de los lobbies financieros son enormes, y su presión dentro de los círculos de poder aún mayores, pero eso no implica que se estén haciendo esfuerzos para mejorar el sistema. Todas estas dinámicas de poderes y contra-poderes me parecen muy interesantes para analizar.

descargaHoy martes 9 de julio, aparecía en la sección Business del The New York Times una noticia titulada Regulators examining sales of early financial data (Los reguladores examinando la venta de datos financieros por anticipado) que merece la pena comentar. Una de las principales características de los mercados financieros es, por decirlo de alguna manera, su capacidad de “moverse” sin la influencia de ningún marco temporal. El dinero siempre se mueve independientemente de por dónde salga el sol. A pesar de ello, el sector financiero sí que depende en gran parte de una cuestión relacionada con el tiempo, la velocidad. Ejemplo claro de ellos es lo que se conoce como High Frequency Trading. Cuanto más rápido seas capaz de mover tus activos en un momento determinado más/menos dinero serás capaz de ganar/perder. Es por esta razón que las grandes fortunas y empresas del sector pagan grandes cantidades de dinero para poder conseguir información privilegiada antes que nadie, aunque sea dos segundos antes. Tal es el caso de un producto que Thomson Reuters ofrece a sus mejores clientes.

En el caso de la noticia mencionada, la oficina del Fiscal General de NY Eric T. Schneiderman ha puesto el dedo en la llaga al considerar que el hecho que algunas empresas subministren información con algún adelanto a los clientes que pagan por ello podría ser no ilegal –de momento- pero sí motivo de análisis. Este mercado mueve billones de dólares, y los grandes grupos como Thomson-Reuters o Deutsche Bank ofrecen este servicio a algunos de sus clientes tal y cómo mencionaba anteriormente.

La noticia nos pone de relieve dos cosas. Por un lado las artimañas y los atajos en los que se mueve el sector financiero, siempre capaz de reinventarse por un buen puñado de dólares. Pero, por otro lado, nos demuestra como en EUA –y sin saber cómo acabará esta investigación sabiendo el poder de Wall Street- existen unos órganos reguladores que batallan por intentar hacer que uno de los sectores claves para su modelo económico se mantenga dentro de unos límites claros y, si los traspasa, sea castigado o por lo menos investigado.

Hernán Cortés Saenz

Anuncios

About Hernán Cortés Saenz

Nacido un frío diciembre de 1982 en Barcelona, hijo de padre colombiano y madre catalana, mi nombre es Hernán. Resido en un pequeño pueblo de la Costa Daurada con un encanto espectacular y a orillas del Mare Nostrum. Soy licenciado en Ciencias Políticas por la Universitat Autònoma de Barcelona, y estoy especializado en Relaciones Internacionales, cursando un Doctorado sobre la materia. He trabajado como Policy & Executive Officer en UBUNTU - Foro Mundial de Redes de la Sociedad Civil analizando temas relacionados con el sector financiero, alimentación, gobernanza mundial y desarrollo. Actualmente estoy en Nueva York (EUA) como investigador asociado con la Initiative for Policy Dialogue de la Universidad de Columbia y la Friedrich-Ebert-Stiftung investigando sobre las protestas globales acontecidas como respuesta a la crisis y las medidas de austeridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: