¿Cómo está la situación en Francia? muchos problemas… o soluciones


¿Quién le diria hace casi 40 años a Henry Kissinger que en el año 2010 el gobierno francés se plantearía utilizar sus reservas energéticas estratégicas debido a una huelga contra la reforma de las pensiones? Realmente no puedo decir si al crear la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a inicios de la década de los 70 se consideró la posibilidad de una “revuelta popular” que dificultase el aprovisionamiento de energía dentro de un país occidental, pero a buen seguro que nadie se lo hubiera imaginado. Pues bien, en octubre de 2010 el gobierno francés conservador de Nicolás Sarkozy se lo ha planetado ante el bloqueo que sufren las 12 plantas petrolíferas que abastecen a más de 65 millones de personas, dejando ver cuál es el verdadero talón de aquiles de las sociedades occidentales y en general del mundo.

Petroleros esperando repostar en el puerto de Marsella

El 15 de noviembre de 1974 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico creó la Agencia Internacional de la Energía (IEA en inglés). La decisión se tomó ante la vulnerabilidad que los países occidentales mostraron ante la crisis del petróleo de 1973 que supuso un recorte en la oferta de crudo en circulación y un aumento repentino de precios. Fue en esos años en los que el “libre albedrío” respecto al comercio de petróleo y la impunidad y control de las “Siete Hermanas” empezaba a llegar a su fin. Los estados occidentales se dieron cuenta de su vulnerabilidad frente a unos estados productores que contaban en su territorio con las mayores reservas de “oro negro” y que empezaban a organizarse (a través de la OPEP) y a darse cuenta del poder que tenían al poder controlar la oferta de petróleo.

El objetivo principal de la AIE es coordinar las políticas energéticas de los estados miembros con la finalidad de asegurar el subministro de energía en momentos de inestabilidad geopolítica. Una de sus decisiones más conocidas fue el mantenimiento de una cantidad de reservas energéticas estratégicas para asegurar el subministro de energía durante 90 días en caso de carestía. Son éstas las que Nicolas Sarkozy se plantea utilizar ante la crisis que sacude a nuestro país vecino.

*Vídeo de los problemas de abastecimiento de combustible en Francia.

Francia se ha caracterizado desde los años de la Revolución Francesa por la energía con la cuál la sociedad ha manifestado y ha hecho escuchar su voz ante decisiones que ha considerado nocivas para su devenir. Así mismo la capacidad de organización de la que ha gozado siempre ha servido para canalizar estas reivindicaciones con un discurso claro. Hoy en día la problemática por el retraso en la edad de jubilación, dentro de un contexto de crisis económica en la cual los políticos son incapaces de gestionar los bienes públicos por su cesión de soberanía ante los mercados financieros desde hace unas tres décadas, encierra un descontento generalizado para con el sistema capitalista neoliberal. No hay perspectivas de futuro para los jóvenes, el paro es acuciante, el sistema de protección social tan típicamente europeo no es sostenible a día de hoy, los bancos juegan en otra liga en la cuál todos somos dependientes de sus caprichos y de los de sus accionistas, el discurso de la identidad nacional se mantiene pero va perdiendo su lógica, cada vez aumenta más y más la pobreza y lo que es peor la desigualdad, los bancos causantes de los destrozos actuales (facilitados ideológicamente por los gobiernos y con su beneplácito) han sido rescatado con el dinero de todos y ahora no hay dinero para otros menesteres y el panorama continua igual…en definitiva todo un “mélange” de ingredientes que están haciendo que la receta pierda atractivo y que la gente no quiera que el plato se les ponga encima de la mesa.

“Francamente, no estoy seguro de que todo lo que está pasando en Francia sea por lo de las pensiones. Me parece más bien que es el elemento que hizo estallar un malestar muy amplio. La gente ve que se abre la brecha social entre clases, ve que la red de protección se agrieta, y siente que pagan siempre los mismos (…) Deberían explicar por qué encontraron miles de millones para salvar a los bancos, y ahora donde hay que ahorrar es con las pensiones de los trabajadores (…) Esto va a estallar”. Roland Graille, biólogo marino, Marsella

En las protestas se juntan estudiantes, adultos, ancianos, chicos, chicas, sindicatos, ONG’s, etc. todos demuestran un descontento ante la falta de perspectivas de futuro de seguir cómo seguimos. Los franceses, cartesianos por naturaleza, han identificado de forma clara cuál es el eslabón débil que puede desencadenar el caos y por lo tanto hacer ceder el gobierno, el sector energético. El caos en las gasolineras se suceden, el puerto de Marsella ya tiene a más de 30 mercantes haciendo cola para repostar, las calles de las principales ciudades se convierten en campos de batalla urbana, las tiendas saqueadas, los institutos bloqueados, el transporte colapsado, y el partido anticapitalista francés liderado por Olivier Besancenot (Nouveau Parti anticapitaliste) aumenta día tras día en las encuestas. Su lider declaraba el otro día que “un nuevo Mayo del 68 es posible”.

Es difícil decir si lo que está aconteciendo en Francia tendrá repercusiones a corto y medio plazo (yo creo que las tendrá), pero no hay duda que la semilla ya se ha plantado y en Francia se ha empezado a regar para hacer crecer la flor. El problema, como siempre, es que en el mundo en que vivimos es necesaria la unión de los ciudadanos para conseguir cambios reales y lo acontecido en Francia se convierte en la excepción, viendo como en el estado español se convocó una huelga general en lo que las manifestaciones de un día fueron lo más destacable…

Sea como sea, es admirable la actitud del pueblo francés y su capacidad de respuesta y de organización para defender lo que ellos consideran que es una injustícia, dejando con los pantalones bajados al gobierno francés (y el resto de gobiernos occidentales asustados ante esta estrategia lógica pero de difícil aplicación) ante su impotencia frente a un bloqueo del subministro de energía. La energía y las materias primas son el talón de Aquiles de nuestras sociedades, y se puede convertir en una arma de doble filo con unas consecuencias explosivas si se utiliza. Y si no que se lo expliquen a la gente de Irak, Venezuela, Nigeria, Sudán, Congo, Argentina, Irán, Rusia…

A la multitud es preciso removerla, empujarla, animar a los hombres con el beneficio de su libertad, deslumbrar sus ojos con la verdad, arrojarles la liz a puñados. Es preciso que se vean un poco deslumbrados para su propia salvación; porque este deslumbramiento les despierta. Victor Hugo “Los Miserables”

Anuncios

About Hernán Cortés Saenz

Nacido un frío diciembre de 1982 en Barcelona, hijo de padre colombiano y madre catalana, mi nombre es Hernán. Resido en un pequeño pueblo de la Costa Daurada con un encanto espectacular y a orillas del Mare Nostrum. Soy licenciado en Ciencias Políticas por la Universitat Autònoma de Barcelona, y estoy especializado en Relaciones Internacionales, cursando un Doctorado sobre la materia. He trabajado como Policy & Executive Officer en UBUNTU - Foro Mundial de Redes de la Sociedad Civil analizando temas relacionados con el sector financiero, alimentación, gobernanza mundial y desarrollo. Actualmente estoy en Nueva York (EUA) como investigador asociado con la Initiative for Policy Dialogue de la Universidad de Columbia y la Friedrich-Ebert-Stiftung investigando sobre las protestas globales acontecidas como respuesta a la crisis y las medidas de austeridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: