Tableros de ajedrez


En el ámbito de la política internacional, las metáforas con tableros de ajedrez de por medio son muchas. Todos aquellos que intentamos analizar situaciones, contextos o generalidades del sistema internacional, en algún momento u otro sacamos a relucir la partida de ajedrez y los peones, álfiles, torres, caballos,etc. De entre las teorías más conocidas al respecto tenemos la que Keohane utilizó para descibrir el sistema internacional de Post Guerra Fría y su método de análisis. Existen tres tableros: uno con el poder militar, otro con el poder económico, y un último con un poder a base de diferentes factores y con varios actores en la partida. Una de las últimas veces que he oído hablar de la metáfora ajedrez-política, fue cuando leí unas declaraciones de Herny Kissinger al referirse a Barack Obama en un artículo de opinión de Roger Cohen en el New York Times. Según palabras textuales de Kissinger, Obama “me recuerda a un gran jugador de ajedrez que ha hecho la apertura en seis partidas diferentes y simultáneas (…) pero no ha acabado ni una sola partida y me gustaría verle acabar una”.

El símil se refería a la política exterior de la administración Obama, y las diferentes iniciativas que había llevado a cabo en su primer año en la presidencia, léase desarme nuclear, la relación con Iran, la política en Oriente Medio, Rusia, Afganistán-Irak, China, América Latina, etc. Pues resulta que esta visión la tenemos muchos, y aunque Obama aún no ha acabado de “zanjar” ninguna de las anteriores cuestiones (¡¡cómo si fueran fáciles!!), es de agradecer la voluntad política y todos los esfuerzos dedicados por su parte. La política internacional se nutre de una complicada red de intereses, presiones y relaciones históricas y geopolíticas que a veces no dejan intuir la naturaleza de las negociaciones ni comprender el porqué de las políticas. Simplificarla es un ejercicio senzillo pero carente de rigor analítico. Todos coincidimos que la situación de Haití es vergonzosa, y que la ayuda a su población es imperiosa, pero cómo articularla, bajo qué parámetros, quién la lidera, qué papel cumple Naciones Unidas, cómo afecta a la región,etc, etc.

Pero volviendo al ajedrez y a la presidencia de Barack Obama, la semana pasada se aprobó un acuerdo histórico para la sociedad estadounidense y que ya deja el legado de Obama en un lugar privilegiado en la historia, renovando y mejorando (aunque no es oro todo lo que reluce) el contrato social en los EEUU. Después de más de 60 años intentándolo se aprobó una reforma de la Sanidad, concretamente la Ley de Protección al Paciente y Atención Sanitaria Asequible ( Patient Protection and Affordable Care Act), que extiende los seguros de cobertura médica a la práctica mayoría de la población estadounidense, es lo que con toda probabilidad se conocerá como la Ley Pelosi. La aprobación de esta ley extenderá la cobertura médica a más de 32 millones de personas que ahora carecen de ella (en total más de un 15% de la población carece de seguro en un país que, atención, gasta más del 17% de su PIB en sanidad) y pondrá cierto “coto” a las actividades de las aseguradoras privadas. Como todo lo que acontece y envuelve a Obama, la ceremonia de firma, de aprobación, votación y demás tuvo una cierta aureola mísitca que le acompaña siempre. Esta vez no fue para menos, y la imágen de Obama firmando la propuesta con sus 20 bolígrafos diferentes, y con el jóven Marcelas Owens a su lado, fue el fiel reflejo de la voluntad de Obama de cambiar el rumbo de la historia en los Estados Unidos, así como canviar la imágen exterior que se tiene del país. La aprobación de esta ley (que aún debe pasar por trámites legislativos y que no estiende la sanidad a toda la población y que, por supuesto, tiene sus dark sides) muestra la fuerza y determinación con la que Obama y su gabinete ha afrontado este reto (la ayuda y voluntad de Nancy Pelosi ha sido vital), y que deja una luz de esperanza para las cuestiones relativas a política exterior y el rol de los EUA en el mundo del siglo XXI.


Las presiones que tanto Obama como demócratas y republicanos han recibido han sido fortísimas, y no lo serán menos en el plano internacional, pero con este hecho Obama ha zanjado ya su primera partida importante y en el plano doméstico dentro de un sistema político desconocido por muchos y en el que los procesos se alargan hasta la extenuación. Esperemos que las partidas en el plano internacional y que cuentan con las voluntades e intereses de más y diferentes actores se acaben cerrando, o si más no que no se limiten al movimiento de apertura que, aunque declaración de intenciones, no deja de ser una simple apertura.

NAN

Anuncios

About Hernán Cortés Saenz

Nacido un frío diciembre de 1982 en Barcelona, hijo de padre colombiano y madre catalana, mi nombre es Hernán. Resido en un pequeño pueblo de la Costa Daurada con un encanto espectacular y a orillas del Mare Nostrum. Soy licenciado en Ciencias Políticas por la Universitat Autònoma de Barcelona, y estoy especializado en Relaciones Internacionales, cursando un Doctorado sobre la materia. He trabajado como Policy & Executive Officer en UBUNTU - Foro Mundial de Redes de la Sociedad Civil analizando temas relacionados con el sector financiero, alimentación, gobernanza mundial y desarrollo. Actualmente estoy en Nueva York (EUA) como investigador asociado con la Initiative for Policy Dialogue de la Universidad de Columbia y la Friedrich-Ebert-Stiftung investigando sobre las protestas globales acontecidas como respuesta a la crisis y las medidas de austeridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: